Prevención de Accidentes en Niños, Cómo tratarlos en Casa

Prevención de accidentes en niños y responsabilidad de los padres

Prevención de accidentes en niños

Los niños están más predispuestos a sufrir accidentes que los adultos.  Por esa razón, y para lograr la prevención de accidentes en niños, es conveniente que los padres tomen las medidas necesarias para modificar el entorno, de modo que éste sea más seguro para el desarrollo del niño.

Es obligatorio que todos los padres tengan conocimientos sobre los primeros auxilios y los tratamientos más indicados en caso de accidentes. A continuación exponemos una serie de recomendaciones prácticas, basadas en la experiencia médica y educativa, para prevenir y tratar los diferentes tipos de accidentes en los niños.

Traumatismos

  • No dejar objetos cortantes ni punzantes al alcance de los niños.
  • Evitar que los niños jueguen en las calles con tránsito de automóviles o en lugares peligrosos.
  • Precaución al conducir en zonas donde suela haber niños jugando.
  • Enseñanza de las normas viales a los niños.
  • Cuando viajen en automóvil, los niños deberán ocupar siempre los asientos traseros y con el seguro de la puerta ajustado. Asimismo, resulta aconsejable la utilización de cinturones de seguridad en todo el vehículo.
  • Se instalarán seguros en las ventanas de la casa o protección externa para evitar una posible caída.
  • Si tras una caída el niño presenta deformaciones o sufre dolores fuertes, será obligado acudir al hospital.

Las caídas en lugares sucios y las mordeduras de animales también requieren atención medica.

Prevención de accidentes en niños

Quemaduras

  • Los niños no deben entrar en la cocina mientras se esté cocinando o haya algún fuego encendido.
  • Tapar todos los enchufes de la casa con protectores.
  • No utilizar estufas que produzcan llamas o usar protectores. es mejor utilizar placas térmicas.
  • No dejar nunca planchas encendidas cuando no se estén utilizando.
  • Evitar que el niño juegue con fósforos, encendedores o material pirotécnico.
  • Comprobar la temperatura del agua del baño antes de meter al niño.
  • Comprobar que la comida no esté demasiado caliente en el momento de administrarla.

Intoxicaciones

  • Nunca dejar los medicamentos u objetos de limpieza al alcance de los niños.
  • Nunca poner un producto tóxico en el envase de un producto comestible.
  • El botiquín familiar deberá estar siempre cerrado con llave.

Precaución al conducir

Se sabe que los automóviles son tan peligrosos para quienes viajan en su interior como para los transeúntes. Esto es especialmente cierto cuando se trata de niños. Una capacidad de respuesta menor que la de los adultos y una natural dispersión de la atención los convierte en víctimas potenciales de cualquier colisión o frenazo, por leves que sean. Por ello debe extremarse la precaución cuando se viaja con niños.

A pesar de que conducir con prudencia es una obligación, las precauciones se deben extremar al máximo cuando dentro del coche viajan niños. Estos suelen ir distraídos y jugando dentro del coche durante los viajes, con lo que no advierten las situaciones de peligro y su sistema muscular y esquelético no esta preparado para un frenazo brusco o un impacto por pequeño que sea. En esas situaciones, los pequeños pueden sufrir caídas y golpes dentro del propio coche, e incluso lesiones en la columna vertebral. Así, por una parte, el conductor debe evitar conducir bruscamente y, por otra, debe mantener dentro de lo posible a los niños sentados, no estando de más utilizar cinturones de seguridad en los asientos traseros del coche para la prevención de accidentes en niños.

Prevención de accidentes en niños-normas
Normas generales para la prevención de accidentes infantiles en el hogar.

Cómo tratar en casa los accidentes infantiles

Heridas pequeñas

Se deben lavar con agua fría (temperatura del ambiente) y jabón, pudiendo luego aplicarse un poco de mercurocromo y dejarlas secar al aire. téngase en cuenta que la cara y el cuero cabelludo sangran de forma aparatosa, lo que suele provocar una alarma desmedida en los adultos. En estas zonas, se debe lavar bien la herida con agua fría hasta que disminuya la hemorragia; cuando se pueda visualizar el corte, el sentido común indicará si es necesario acudir al hospital para realizar una sutura (colocar puntos o grapas), si bastará con un simple apósito adhesivo o será preferible la colocación de un vendaje.

Heridas que sangran mucho

Se ejercerá presión directa con los dedos de la mano (lo más limpios posible) sobre el foco sangrante, sin dejar de hacerlo hasta llegar al hospital. Nunca se aplicarán torniquetes, porque pueden ser más perjudiciales que beneficiosos, sobre todo aplicados por gente inexperta.

Heridas sucias o por mordeduras

Lavarlas con agua y jabón y acudir siempre al hospital para su examen, la vacunación antitetánica y si es necesario, la protección antirrábica.

Contusiones y golpes

Se aplicará hielo sobre la parte contusionada. Nunca se tomarán, dentro de las primeras 24 horas, baños de agua caliente.

Fracturas y luxaciones

Si es posible, antes de acudir al hospital se inmovilizará el miembro lesionado con tablilla. Nunca se intentará «ponerlo en su sitio» o «rnderezarlo». Se aplicará un vendaje muy suave, que no comprima, para sujetar la inmovilización.

Quemaduras

Si es una quemadura pequeña, y siempre que no haya abertura de la piel, aplicará alcohol a chorro directamente sobre la lesión. Si existe lesión de la piel, se lavará con agua y jabón y se deberá acudir urgentemente a un centro asistencial. Cuando se trate de una quemadura grave y esté localizada en una zona desprovista de ropa, se envolverá dicha zona con un paño limpio y, en lo posible, de tejido no sintético. Si la localización de la quemadura está debajo de la ropa, no se intentará quitarla nunca, tarea que se realizará en el hospital. En caso de arder las ropas, para apagar el fuego se envolverá al niño con una manta, nunca se tirará agua u otras sustancias líquidas sobre él.

Intoxicaciones

Cuando se sospecha que un niño ha ingerido algún producto de limpieza, nunca se debe provocar el vómito. Si el producto es un álcali (lejía, amoniaco, cola, sosa, potasa cáustica), se le darán tragos de aceite o trozos de mantequilla. También se puede administrar agua con vinagre o comprimidos disueltos de vitamina C. Si el producto es un ácido (sulfúrico, nítrico, acético, etc.), se administrará agua helada con bicarbonato y sustancias alcalinas o anticipados (solución de hidróxido de aluminio).

Cuando la intoxicación es de medicamentos, se puede intentar provocar el vómito. se recogerá una muestra del medicamento sospechoso y se llevará al hospital junto con el enfermo.

En todos los casos de intoxicación (o ante su sospecha) se debe acudir urgentemente a un hospital.

Cuerpos extraños.

Nunca se debe intentar extraerlos con pinzas u otros objetos, aunque, si el objeto introducido es accesible, se podrá extraer con la mano.
se puede intentar que el niño expulse el objeto, poniéndolo cabeza abajo y dándole golpes en la espalda.
Se deberá acudir siempre a un centro de urgencia si el objeto ha pasado a las vías respiratorias.

Como prevención de este tipo de accidentes, bastará con que los juguetes del niño sean grandes, hasta que haya perdido el habito de llevárselo todo a la boca, y evitar dejar monedas o cosas pequeñas al alcance de sus manos.

Estamos seguros de que si se toman en cuenta las recomendaciones de este artículo, la prevención de accidentes en niños podrá ser un objetivo más fácil de lograr. Y de esta forma la vida de los niños, así como la de los padres, será más tranquila y segura..

Un comentario sobre «Prevención de Accidentes en Niños, Cómo tratarlos en Casa»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

error: Content is protected !!
A %d blogueros les gusta esto: