Vitamina A: Funciones y Alimentos Fuentes de Vitamina A

La vitamina A, sus funciones en el organismo y alimentos que la contienen

Vitamina A: Funciones y Alimentos Fuentes de Vitamina A

La vitamina A es necesaria para la realización de numerosas funciones del organismo, principalmente las del sistema inmunitario. Además, esta vitamina, o los precursores de la misma,  pueden encontrarse en diversos alimentos y en gran cantidad.

¿Qué es la vitamina A?

Lo que se conoce como «vitamina A«, es un concepto que se refiere a varias sustancias necesarias para el organismo. Dentro de esta complejidad de sustancias, lo más común es referirse al retinol, aunque también  se encuentran otros compuestos insaturados como el retinol, el ácido retinoico y varios carotenoides que sirven de provitamina A, como beta-caroteno. A menudo todos ellos se denominan, indistintamente, como vitaminas A, aunque no son exactamente retinol.

El retinol proviene de un compuesto de origen animal llamado palmitato de retinilo, que se convierte en retinol. Básicamente, el retinol es la forma que utiliza el cuerpo para almacenar esta vitamina. Los carotenos de los vegetales, son unas moléculas que pueden convertirse en vitamina A.

Funciones de esta vitamina

Las funciones de la vitamina A en el cuerpo son muchas. Una de las más conocidas es su papel en la visión, ya que forma parte de de la rodopsina, el pigmento imprescindible para la función del ojo. Pero, además, esta sustancia es imprescindible para la unión de las proteínas transcriptoras  que participan en la transcripción del material genético.

También tiene participación de forma íntima en la función inmune. En esta desempeña un papel importante en la maduración de células T, así como también para regular la latencia de las células hematopoyéticas. Además, esta vitamina también tiene una función importante para mantener la salud de la piel.

¿Qué ocurre cuando hay deficiencia?

Una de las consecuencias de la falta de esta vitamina es la xeroftalmia o conjuntivitis seca,  también diversos problemas visuales y otros trastornos de los ojos. La falta de esta vitamina produce trastornos severos en el desarrollo del bebé y el crecimiento de los niños, así como una mayor susceptibilidad a infecciones severas.

Otras consecuencias de la deficiencia de esta vitamina son:

  1. Es la mayor causa de ceguera infantil prevenible a nivel mundial, la cual afecta aproximadamente entre 250 000 y 500 000 niños en los países en desarrollo.
  2. Deterioro de la inmunidad (Si falta después del desarrollo), lo que implica un mayor riesgo de infecciones del oído, infecciones del tracto urinario y enfermedad meningocócica, entre muchas otras.
  3. La hiperqueratosis, que son unas protuberancias blancas en los folículos pilosos, así como una queratosis pilar y metaplasia escamosa del epitelio que recubre las vías respiratorias y la vejiga urinaria.
  4. La deficiencia puede conducir a hipoplasia del esmalte, que consiste en una pérdida de la protección natural de los dientes, lo que puede terminar con la pérdida de los mismos.

Pero el exceso de vitamina A es perjudicial

La hipervitaminosis A o exceso de vitamina A es un problema especialmente importante en la etapa del desarrollo, ya que puede afectar negativamente al feto y provocar defectos de nacimiento.

Cuando se consume esta vitamina en exceso se pueden presentar diversos síntomas , como:

  • Náuseas, vómitos, visión borrosa, dolores de cabeza,
  • Irritabilidad, anorexia (disminución del apetito),
  • Dolor y debilidad muscular y abdominal,
  • Pérdida de cabello, somnolencia y alteración del estado mental.

Cuando el exceso de vitamina A se vuelve crónico, este estado provoca pérdida de cabello, piel seca, fiebre, insomnio, fatiga, pérdida de peso, sequedad de las membranas mucosas, fracturas óseas, anemia y diarrea.

Esto demuestra que tanto la deficiencia como el exceso son igualmente perjudiciales. Además, como es una sustancia liposoluble, el exceso es difícil de tratar y su alivio toma cierto tiempo.

Alimentos que la contienen

Están disponibles muchos alimentos que contienen una buena cantidad de vitamina A. Entre ellos se encuentran las vísceras, los lácteos y los vegetales. El hígado y sus derivados están entre los alimentos más ricos en esta vitamina, con una gran biodisponibilidad de la misma. Una porción de hígado de cerdo, ternera o vaca contienen una cantidad  de esta vitamina que supera los requerimientos diarios de la misma. que oscilan entre los 600 y los 800 microgramos al día.

Por otra parte, los vegetales más conocidos por contener vitamina A son las zanahorias, pero existen muchos otros. Todas las verduras con carotenoides pueden contenerla. Con los tomates se puede preparar una gran cantidad de comidas caseras.  Lo mismo puede decirse de de las espinacas y el boniato cuyo color anaranjado se debe a esta vitamina.

Entre los lácteos, la mantequilla, la leche, el queso o la nata también son buenas fuentes de  esta sustancia, que se encuentra en la grasa de los productos derivados de la leche. Finalmente, los pescados, dependiendo del tipo que sea, también son una buena fuente de vitamina A. Entre ellos  podemos nombrar el congrio. Los mariscos, aunque contienen menor cantidad de esta sustancia, pueden servir para variar la dieta aportando mucha proteína y poca grasa.

Un comentario sobre «Vitamina A: Funciones y Alimentos Fuentes de Vitamina A»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: